Escrito por 09:31 Agua, Comunicados, Patrocinada

Cuidar el agua hoy para poder beberla mañana

Compartir

Dice la sabiduría popular que no valoramos realmente las cosas que tenemos hasta que nos vemos sin ellas. Esta proclama aplica a cualquier ámbito de la vida y un buen ejemplo lo encontramos en algo tan básico como el agua; precisamente por lo cotidiano que resulta abrir el grifo y que brote este líquido como por arte de magia, en ocasiones descuidamos su trascendencia.

En los últimos tiempos, estamos comprobando las dificultades que entraña la escasez de agua. Y no es necesario irse demasiado lejos para evidenciarlo, pues algunas regiones de nuestro país ya están sufriendo las consecuencias en forma de restricciones al consumo.

No es el caso de la Comunidad de Madrid, que goza en la actualidad de una buena salud en términos de agua almacenada. El nivel de los embalses que gestiona Canal de Isabel II se encuentra por encima de la media histórica, sin embargo, «esta situación no quiere decir que podamos confiarnos», aclaran desde la empresa pública.

En Canal insisten con un mensaje que llevan transmitiendo durante décadas: «El agua es un recurso tremendamente valioso, imprescindible, por lo que independientemente de la situación hidrológica, conviene usarla de modo eficiente y responsable». Dado que desconocemos cómo se van a comportar la primavera y el verano en cuanto a precipitaciones, resulta sensato abogar por la prudencia incluso en un escenario teóricamente favorable.

Tú puedes llover

La referencia a las precipitaciones resulta inevitable. Es el agua que cae de las nubes la que llena las reservas, y aunque la disponibilidad del líquido depende principalmente de la meteorología, la última campaña de concienciación impulsada por Canal nos recuerda que los ciudadanos, en cierto modo, también «podemos llover».

Cuando acortamos la duración de la ducha, cuando cerramos el grifo al enjabonar(nos), cuando llenamos al máximo el lavavajillas y la lavadora, cuando instalamos economizadores en la grifería de nuestra casa, cuando reparamos una fuga o una cisterna rota… cada vez que ahorramos agua, en definitiva, es como si lloviera un poco.

Con el lema «Tú puedes llover», Canal quiere dejar claro que esos pequeños gestos de ahorro, puestos en práctica por una gran colectividad, pueden equivaler a un buen chubasco sobre los embalses. Para promover esta conducta, la compañía divulga recomendaciones de ahorro de manera continua en su canal de YouTube, sus redes sociales y su página web.

Sea como fuere, los ciudadanos son cada vez más conscientes de la importancia de hacer un uso responsable del agua; los madrileños llevan años demostrando este compromiso en su día a día, mediante acciones cotidianas que contribuyen a mantener una demanda sostenible de este recurso limitado.  Así lo reflejan los datos: en 2023, el consumo de agua en los hogares de la Comunidad de Madrid fue de 121 litros por habitante al día, el más bajo de los últimos 17 años (y también un dato inferior a la media nacional).

Responsabilidad compartida: qué hace Canal para ahorrar agua

Pero ¿acaso toda la responsabilidad ha de recaer en el ciudadano de a pie?, se preguntará el lector. La respuesta es y debe ser «no». Canal de Isabel II es consciente de que el esfuerzo en el ahorro no solo puede depender de la población, sino también de su buen hacer como gestora del agua en la región: «En Canal trabajamos como si cada día fuera el primero de la próxima sequía», apuntan.

Esta estrategia se plasma en la apuesta por la regeneración y reutilización de agua, en las inversiones para renovar cientos de kilómetros de tuberías cada año y en la búsqueda activa de fugas, medidas que convierten la red de distribución madrileña en la más eficiente de España y en una de las más optimizadas del mundo. Los datos hablan por sí solos: gracias a la concienciación ciudadana y al esfuerzo inversor para reducir el uso de agua potable, Canal de Isabel II ha conseguido reducir el consumo de agua per cápita en la Comunidad de Madrid en más de un 30 % desde la última sequía de 2005.


Compartir
Close