Escrito por 09:42 Comunicados, de interés, Economía, Energía, Patrocinada

Empleos verdes: así cambiará el mercado de trabajo 

Compartir

La pandemia del COVID-19 y la crisis energética aumentada por la guerra de Ucrania están evidenciando que combatir el cambio climático ya no es una cuestión de izquierdas o derechas, sino de resistencia frente al desastre. O cambian los hábitos del consumo y el proceso de producción o caminamos hacia la extinción. Debemos trabajar en la construcción de un nuevo mundo donde los empleos verdes estén a la orden del día.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), “los empleos verdes contribuyen a preservar y restaurar el medio ambiente, ya sea en los sectores tradicionales como la manufactura o la construcción, o en nuevos sectores emergentes como las energías renovables y la eficiencia energética”.

El futuro de los empleos verdes

A esta definición le falta el concepto de sostenibilidad, porque cualquier industria que explote recursos naturales puede realmente ser ecológica cumpliendo con determinados requisitos. Aquí surge el concepto de industria 5.0, que a los beneficios de la digitalización añade una capa de sostenibilidad, con las personas en el centro de los objetivos y las decisiones. A este respecto conviene destacar el impulso del hidrógeno verde y la elaboración de baterías de litio para los vehículos eléctricos. Se estima que este sector podría llegar a crear 10 millones de puestos de trabajo de aquí a 2030.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente se refiere al empleo verde como un sistema que mejora el bienestar del ser humano, contribuye a la igualdad social y busca reducir los riesgos ambientales y la escasez ecológica.

La OIT estima que la transición verde va a suponer la pérdida de seis millones de puestos de trabajo, aunque será el motor de la creación de 24 millones de nuevos empleos en los ámbitos de sostenibilidad y medio ambiente. Lo que viene a decir que por cada puesto que desaparece, habrá otros cuatro que antes no existían.

Cambio del sistema productivo

El cambio de modelo del sistema productivo obligará a una adaptación hacia procesos más sostenibles y, por supuesto, digitalizados. El Foro Económico Mundial prevé que un 46% de los trabajadores deberán modificar su función actual en el medio plazo.

La Comisión Europea calcula que los empleos directos vinculados con la economía circular van a suponer la creación de entre 700.000 y un millón de nuevos puestos de trabajo hasta 2030. Aunque la Unión Europea (UE) ya había fijado la acción climática como una de sus prioridades estratégicas mediante el Pacto Verde Europeo, la crisis del COVID-19 ha supuesto una aceleración en la tendencia.

Los 27 Estados miembros aprobaron el Fondo de Recuperación Europeo, conocido también como Next Generation EU, por valor de 750.000 millones de euros para limitar las consecuencias de la pandemia y, de paso, modernizar el tejido productivo. España recibe 140.000 millones de euros de hasta 2023. De estas ayudas, dedicará el 37% a proyectos relacionados con inversiones ‘verdes’.

España puede llegar a crear 1,13 millones de empleos verdes si aplica correctamente el Fondo de Recuperación Europeo, que tiene entre sus principales objetivos impulsar la transición ecológica. La recuperación económica de este mundo en crisis pasa por la transformación ecológica y digital de la sociedad y del modelo productivo, un cambio que a decir de los expertos será comparable a lo que supuso la revolución industrial.

Nuevas profesiones

Energías renovables, economía circular, consultoría y auditoría ambiental, agricultura ecológica, el ecodiseño de envases, la prevención y el control de la contaminación, la rehabilitación energética de edificios o la logística sostenible son los sectores donde se va a producir mayor incremento en la demanda laboral. La economía ‘verde’ supone 2,5% de la ocupación total en este país, aunque la cifra podría multiplicarse por tres hasta 2030.

El turismo y la agricultura podrán experimentar un auge pues tiene un margen de crecimiento laboral en este ámbito. Nuevas profesiones se articularán en torno al tratamiento y depuración de residuos, las energías renovables, la vigilancia ambiental, la agricultura y ganadería ecológica, la de gestión de zonas forestales y espacios naturales, el I+D+i y la educación ambiental.

La gestión de residuos concentra el 26% de todo el empleo verde español y obviamente está más presente en las comunidades autónomas que provocan más residuos como Cataluña, la Comunidad Valenciana o la Comunidad de Madrid. En lo referente a las energías renovables, encabezan el empleo las centradas en las tecnologías eólica, la fotovoltaica y los biocarburantes. Sobre el ámbito de la depuración de residuos, destacan los puestos de operador de estación depuradora de aguas residuales o director de planta de estación depuradora. La agricultura y la ganadería ecológica prosiguen su tendencia al alza de los últimos años con una mayor importancia en Andalucía, que coloca a España entre los 10 primeros mercados de productos ecológicos en el planeta.

Otros perfiles

Cortar los lazos de la dependencia energética también favorecerá el impulso de determinados perfiles, como el de analista de soluciones y proyectos tecnológicos sostenibles, el de técnico de prevención de riesgos laborales, calidad y medio ambiente, el consultor de logística sostenible (que se ocupará del etiquetado energético) o el ecodiseñador, que buscará elaborar los productos con sostenibilidad durante su fase de producción.

Otras profesiones de ese futuro verde son los especialistas de economía circular, los gestores culturales expertos en sostenibilidad, ingeniero ambiental o técnico en energías renovables.

España acomete su transición ecológica en torno a tres ejes: la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y la estrategia España Circular 2030.


Compartir
Close