Escrito por 12:05 Arquitectura y Construcción, Comunicados, Destacados

Un icono de urbanismo sostenible con corazón de madera

Compartir

El edificio Impulso Verde, ubicado en el barrio multiecológico Lugo + Biodinámico, cuya estructura está realizada de forma íntegra con madera local gallega, es el primer edificio en España en obtener la certificación FSC de proyectos que garantiza que toda la madera empleada procede de bosques gestionados de forma responsable y fuentes controladas.

“Garantizar la procedencia responsable de los materiales forestales utilizados en la construcción es un requisito necesario para asegurar la disponibilidad de los recursos a largo plazo. La Certificación FSC de proyectos demuestra el compromiso de arquitectos y promotores con la gestión forestal sostenible y ofrece al usuario una seguridad, cada día más demandada y presente en las decisiones de inversión y compra”, destaca Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España.

El Edificio Impulso Verde representa un icono de urbanismo sostenible, pues en su concepción se ha utilizado la madera como principal material constructivo y se han aplicado estrategias de muy diferente índole para lograr el máximo ahorro energético, como la distribución programática en función de la orientación, uso de energías renovables, el aprovechamiento de la iluminación natural, la inserción de espacios activos de regulación térmica o el empleo de un sistema de gestión y control centralizado que permite reducir los consumos de los diferentes sistemas y equipos. La envolvente térmica del edificio está diseñada utilizando soluciones ligeras de tipo pasivo que incluyen el empleo de elevados espesores de aislamiento y sellados para garantizar la estanqueidad al aire. Exteriormente está recubierta por un sistema de fachada tecnológica ventilada de pizarra local, un material natural de uso tradicional en Galicia.

Con ello, se logrará un ahorro de energía de un 74% respecto a los edificios de oficinas existentes y de un 54% respecto a los edificios de nueva construcción. Además, el carbono embebido en los materiales, o emisiones de CO2 procedente de la producción de los materiales empleados es un 90% menor que las emisiones de edificios de hormigón y acero (50 t frente a 470t) y el edificio, gracias a la madera empleada, absorbe alrededor de 280 t de CO2, convirtiéndose en almacén de carbono.

“Además de las evidentes virtudes medioambientales derivadas de sus cualidades como recurso natural y renovable que permiten reducir de modo considerable la huella de carbono de la edificación, la madera brinda otras importantes ventajas como material estructural y de construcción. Gracias a su ligereza, trabajabilidad y capacidad de integración de las herramientas digitales, permite aunar el diseño personalizado con la prefabricación de la construcción, posibilitando una puesta en obra en seco, precisa y de muy alta calidad, con una notable reducción de los plazos de ejecución y de los residuos generados”, señala Antonio J. Lara Bocanegra (UPM) arquitecto autor del proyecto.

Impulso Verde, de más de 18 metros de altura, consta de cuatro plantas y una superficie de 682 m2. La estructura principal y de fachada está realizada en su totalidad completamente con madera local y está compuesta mayoritariamente por tableros de madera contralaminada (CLT) de pino radiata, cuya evaluación ha sido realizada por la Plataforma de Ingeniería de la Madera Estructural (Pemade) de la Universidad de Santiago de Compostela; y de un sistema innovador de estructura de cubierta, formado por múltiples capas entrecruzadas de piezas de pequeña sección de madera de eucalipto.

“Las ventajas medioambientales junto con su capacidad de prefabricación y la innovación continua en productos y soluciones estructurales para la construcción en media y gran altura son los argumentos principales por lo que el uso de este material va a seguir creciendo de modo exponencial en los próximos años”, añade arquitecto autor del proyecto.

La utilización predominante de madera y la integración de espacios intermedios ajardinadas como zonas de descanso, conectan al usuario con la naturaleza. Los espacios intermedios ajardinados, que se asemejan a la galería tradicional gallega, funcionan como reguladores térmicos, que se abren y cierran de modo automático, según las condiciones climáticas externas.

El Edificio de uso público, inaugurado el pasado 1 de abril 2023, será destinado para servicios municipales, espacios coworking para empresas relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático, zonas para exposiciones y aulas de formación.


Compartir
Close