Escrito por 08:59 Art 24, Artículos de opinión, Comunicados, de interés, Patrocinada, Transporte y Automoción

ARTÍCULO DE OPINIÓN | La movilidad eléctrica uno de los grandes retos de España

Compartir

Daniel Schwedhelm, director de Ventas a Empresas de Monta

Daniel Schwedhelm, director de Ventas a Empresas de Monta

La importancia de la movilidad eléctrica hoy en día es innegable. La reducción de las emisiones de carbono y la mejora de la sostenibilidad medioambiental son objetivos urgentes que requieren acciones concretas y comprometidas, y forman parte de la estrategia de la UE, que pretende poner fin a la venta de nuevos vehículos térmicos para 2035.  Con una reducción global del 40% de los gases de efecto invernadero ambicionada para 2030, la descarbonización de los automóviles es un pilar de un futuro más ecológico y sostenible.

En España, todo está en marcha para una mayor adopción del VE. El sector ha despegado definitivamente en el país, con una facturación total estimada de 339 millones de euros. El 40% de los españoles tiene previsto comprar un VE en los próximos 5 años, con una previsión de 5,5 millones de VE en las carreteras para 2030. Más de 5 millones más que en la actualidad.

Pero a pesar de estos grandes requisitos previos para impulsar la adopción de vehículos eléctricos, el progreso ha sido lento y desigual, con un retraso con respecto a otros países de la Unión Europea. El Barómetro de Electromovilidad de ANFAC señala que la media europea se sitúa en 27,4 puntos, mientras que nuestro país sólo tiene 14,1.

Los retos para una movilidad eléctrica

Las barreras para la adopción masiva de los sistemas de movilidad eléctrica son evidentes. La falta de infraestructuras de recarga y el elevado coste inicial de este tipo de vehículos son dos de los principales obstáculos. Los últimos informes de AEDIVE señalan que en 2023 España había notado un aumento del 41%, contando con 139k de EV y 30k puntos de carga, mientras que uno de los líderes en movilidad eléctrica, Holanda, dispone de 172k puntos de recarga. Esta insuficiencia genera inseguridad entre los potenciales compradores, que temen quedarse sin batería durante un viaje largo, lo que se convierte en un verdadero problema y una razón de peso para no sumarse a este tipo de movilidad sostenible. Sin embargo, gracias a las ayudas de incentivos gubernamentales, el acceso de compra de estos vehículos es más abordable para la mayoría de la población española. En general, para los profesionales, muchos de ellos no saben muy bien cómo enfocar la transición eléctrica.

Una transición sostenible con potencial

En Monta, creemos que la gestión de la recarga de VE debe ser sencilla y fluida. La aparente complejidad del sector puede desanimar un poco a quienes no están familiarizados con él a emprender la transición. Las soluciones que facilitan el camino están aumentando, y desempeñarán un papel muy importante en la experiencia del consumidor, que al final decidirá si la transición se lleva a cabo o no.

Aunque reconocemos los retos a los que nos enfrentamos, también vemos las oportunidades y el potencial transformador que conlleva esta transición. Con el compromiso del gobierno, la industria y la sociedad en general, podemos superar las barreras existentes y acelerar nuestro viaje para convertirnos en un país líder en movilidad eléctrica, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático y garantizando un mundo mejor para las generaciones futuras.

Existe un enorme potencial en términos de despliegue del VE que aún no se ha desbloqueado y queremos contribuir a ello, apoyando la digitalización de todo el ecosistema del VE para abordar todos los retos inmediatos del sector y avanzar hacia un futuro más transparente y flexible.

AUTOR: Daniel Schwedhelm, director de Ventas a Empresas de Monta

Compartir
Close