Escrito por 12:16 Arquitectura y Construcción, Comunicados, Destacados

Proyecto VALPLAST: los residuos plásticos biodegradables convertidos energía verde

Compartir

Un ambicioso proyecto tiene como meta transformar los residuos plásticos biodegradables en una fuente de energía renovable. Bajo el nombre de VALPLAST (Valorización de bioplásticos mediante codigestión anaerobia en estaciones depuradoras de aguas residuales), este esfuerzo estratégico cuenta con la participación de destacadas entidades como el Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS), el grupo CALAGUA Unidad Mixta UPV-UV, conformado por el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València y el departamento de Ingeniería Química de la Universitat de València, junto con las empresas Global Omnium Medioambiente y Fych Technologies.

El objetivo central de este proyecto, financiado por el Instituto Valenciano de Competitividad e Innovación IVACE +i bajo el marco de los proyectos estratégicos en cooperación 2023 de la Unión Europea, es ofrecer una alternativa innovadora en la gestión de los residuos de envases plásticos biodegradables, alineada con los principios de la economía circular.

Los investigadores involucrados subrayan que la clave de esta iniciativa radica en considerar los bioplásticos como un recurso aprovechable capaz de convertirse en energía verde. Para lograr este propósito, se llevarán a cabo estudios sobre la degradación de diversos tipos de plásticos mediante tratamientos biológicos con lodos provenientes de estaciones depuradoras de aguas residuales urbanas en condiciones anaerobias, tanto a escala de laboratorio como piloto.

Un paso para los plásticos biodegradables

Además, se analizará el impacto de los aditivos empleados en la síntesis de los plásticos, convencionales y bioplásticos, tanto en el proceso de tratamiento anaerobio como en la calidad posterior de los lodos digeridos, que encuentran su principal aplicación en la agricultura.

El desarrollo y optimización de sistemas de instrumentación y control de la planta piloto, así como el análisis de costos y del ciclo de vida, son aspectos cruciales para evaluar la sostenibilidad ambiental y económica de este enfoque, según resaltan los miembros del consorcio.

Una vez concluido el proceso de valorización, se llevará a cabo una evaluación de la presencia de microplásticos en los lodos, utilizando la metodología desarrollada por AIMPLAS en proyectos anteriores, como MICROPLAST y PREVENPLAST, que permite la medición de estos contaminantes emergentes tanto en aguas residuales como en los lodos generados en las depuradoras.

El resultado esperado es la creación de una metodología para la valorización energética de bioplásticos en digestores de estaciones depuradoras de aguas residuales, lo que facilitará una gestión más eficiente de estos residuos al permitir su aprovechamiento como fuente de energía.

Por último, es relevante destacar la experiencia previa del consorcio en la ejecución y colaboración en otros proyectos de I+D relacionados con el objetivo de VALPLAST, como AVI MICROPLAST y AVI PREVENPLAST.


Compartir
Close