Escrito por 09:50 Ecología y Medio ambiente, Economía, Noticias de interés, Patrocinado

Los riesgos para el medio ambiente de las mascarillas desechables

Compartir

La crisis socio-sanitaria provocada por el COVID-19 ha generado un cambio de perspectiva sobre los residuos. Con frecuencia el usuario no sabe dónde arrojar los restos de mascarillas, guantes, test de antígenos y gel hidroalcohólico. Ecoembes, organización sin ánimo de lucro que cuida del medio ambiente a través del reciclaje, explica a Prosostenible el uso correcto de los contenedores con estos productos.

“Desde Ecoembes pedimos encarecidamente -señalan desde la entidad- que las mascarillas y los test de antígenos se tiren al contenedor que corresponde, en este caso al contenedor de resto”.

mascarillas desechablesEl contenedor de resto es el gris, donde se almacenan los residuos que no se almacenan y que tampoco pueden utilizarse para hacer compost (abono obtenido de materia vegetal o animal). Hasta el comienzo de la pandemia recibía, sobre todo, juguetes, biberones, chupetes, utensilios de cocina, pañales, cerámica, compresas, arena para mascotas, pelo, polvo o colillas.

Existe cierta tendencia a pensar en el contenedor amarillo para mascarillas y demás residuos vinculados a la pandemia. Ecoembes lo aclara: “No olvidemos que el contenedor amarillo es el de envase de plásticos, latas y briks; y el azul, de papel y cartón. Por mucho que el test de antígenos tenga una base de plástico, no es un envase como tal. Por tanto, tiene que ir al contenedor de resto. En cambio, los geles hidroalcohólicos, que la mayoría están en envases de plástico, una vez agotados debemos echarlos al contenedor amarillo para que sean reciclados correctamente”.

Por lo tanto, cualquier tipo de mascarilla desechable (de tela, quirúrgica o filtrante) debe arrojarse al contenedor gris. En la medida de la posible es preferible que se tiren con las cuerdas cortadas. Los test de antígenos utilizados nunca deben llevarse al punto SIGRE (Sistema Integrado de Gestión y Recogida de Envases), donde solo se gestionan medicamentos.

Desgraciadamente, en las grandes ciudades se pueden ver residuos relacionados con el COVID-19 por el suelo. “Tanto con estos residuos como con otros cualquiera tenemos que evitar que acaben en entornos naturales, porque la contaminación que provocan puede llegar a ser bastante grave”, advierten desde Ecoembes.

Contaminación y mascarillas desechables

El peligro que suponen las mascarillas desechables resulta bastante grave. No son reciclables y pueden tardar en el proceso de descomposición hasta 450 años. La irresponsabilidad puede hacer que acaben en el mar o en los ríos.

Porque la cifra de uso es brutal. Un estudio de Environmental Science & Technology, señala que en todo el planeta se utilizan 129.000 millones de mascarillas cada mes desde que comenzó la pandemia. Las mascarillas quirúrgicas se fabrican con tela no tejida de polipropileno. Este compuesto se produce a partir del etileno, derivado del petróleo o del gas natural. Su comportamiento es como el de una bolsa de plástico.

La imposibilidad de su reciclaje radica en la dificultad para separar sus capas y tratar adecuadamente cada componente. Además, los sistemas que gestionan los residuos carecen de equipamiento para estos artículos. De hecho, las mascarillas pueden obstruir la máquina que clasifica los desechos, como suele ocurrir con las bolsas de plástico. Las mascarillas mal desechadas, además, pueden contaminar a los trabajadores de las plantas de reciclaje.

Mascarillas que van a dar a la mar

Un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), de 2020, estima que 229.000 toneladas de plástico se filtran cada año al mar Mediterráneo. Al panorama habitual de plásticos en nuestros océanos ahora hay que añadir los residuos procedentes de la situación actual derivada del COVID-19. Las mascarillas generan un problema medioambiental, pero también de salud pública, porque es un producto biocontaminante.

Mascarillas reutilizables

Una solución a los residuos causados en estos tiempos puede encontrarse en las mascarillas reutilizables. Entre ellas figuran las mascarillas de tela homologadas, que siguen las normas de especificación UNE 0065 y permiten rebajar la cantidad de residuos provocados. Existen mascarillas reutilizables de diversos materiales y diseños. También con distintas tallas y pueden llevarlas los niños.

Sobre las mascarillas reutilizables, los expertos aconsejan que no se usen las fundas en las que se introducen filtros desechables porque requieren una manipulación adicional y que se elijan mascarillas donde no entre el aire por los lados.


Compartir
Close