Escrito por 11:40 Comunicados, Destacados, Legislación

Miteco acredita en un informe sistemáticos vertidos urbanos mal depurados y contaminantes al Mar Menor

Compartir

Un informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Segura, con fecha de marzo de 2023, confirma punto por punto las denuncias que se vienen realizando en los dos últimos años desde diferentes entidades sociales y profesionales independientes sobre el desastroso estado de la depuración de las aguas residuales en los municipios ribereños del Mar Menor. El informe del órgano de cuenca dependiente del Ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera aporta los datos de las mediciones realizadas junto a las depuradores ribereñas de la laguna.

Estos datos han sido desvelados hoy públicamente en Murcia por AgroIngenieros por el Mar Menor, asociación profesional que agrupa a unos 300 ingenieros que trabajan en la comarca y que tuvo acceso al informe del órgano de cuenca del Ministerio de Transición Ecológica.

En resumen, el estudio del Gobierno central acredita que al Mar Menor entran cada día ingentes cantidades de aguas contaminadas provenientes de depuradoras con graves deficiencias y que están socavando a diario la sostenibilidad de la laguna. Estas centrales de depuración son competencia del Gobierno regional de Murcia, que ha negado sistemáticamente un problema de gravísima contaminación que incluso está siendo investigado por la Guardia Civil y la Fiscalía.

Todas y cada una de las inspecciones confirman el desastre

El informe detalla, por ejemplo, que la estación de depuración de Torre Pacheco encabeza la lista de infraestructuras que peor funcionan, con graves deficiencias estructurales. Esta instalación encabeza la lista de depuradoras más inspeccionadas desde septiembre de 2021, con 28 controles. Todas y cada una de las inspecciones confirman que se superan los límites máximos autorizados en todos ellos. Parámetros como materia orgánica, amonio, fósforo, nitrógeno total, sólidos en suspensión o salinidad se superan sistemáticamente, agravando sistemáticamente el estado del Mar Menor. Esta realidad es conocida por las autoridades competentes regionales, ya que los resultados de las inspecciones y sanciones de la CHS se les comunica preceptivamente. Pero el Gobierno regional siempre lo ha negado públicamente, mientras el Mar Menor se muere un poco cada día, aseguran desde AgroIngenieros.

Otro ejemplo icónico en la comarca es la rambla del Albujón. Los elementos analizados y que son vertidos a ella superan en casi un 2.000 por ciento los máximos autorizados por las CHS y en más del 65.000 por ciento los valores que justifica el Gobierno regional para esa depuradora.

Estos datos confirman el vertido reiterado y sistemático de aguas mal depuradas con carga orgánica, nutrientes (nitrógeno y fósforo) y otros contaminantes, que resultan imprescindibles para el crecimiento de fitoplancton y el estado ambiental del Mar Menor y que, por tanto, tienen consecuencias catastróficas para la salud del agua de la laguna litoral.

Los controles son más débiles en otras estaciones de depuración, abriéndose así una falla de responsabilidad en la labor de control del Estado. En esta línea, el resto de las depuradoras que tienen autorizado el vertido a ramblas que desembocan en el Mar Menor presentan un número de controles muy bajo, pese a que el organismo de cuenca las cataloga como “plan de muestreo especial”. Depuradoras como la de los Alcázares, La Unión y Aljorra no son muestreadas en periodos de lluvia, aspecto éste que a AgroIngenieros “llama asombrosamente la atención”.

Del mismo modo, la información emitida por la CHS en su informe se omite información relevante sobre otros parámetros analizados y que han sido motivo de sanción y que no se han aportado en el documento oficial. Elementos como tensioactivos, aceites, hidrocarburos o bacterias fecales no se ofrece información alguna.

En el propio documento del Ministerio se confirma el vertido de aguas residuales con más de 150 mg de nitratos por litro de agua, valor éste superior al que entra al Mar Menor a través de la rambla del Albujón, achacado históricamente a la actividad agrícola. Este informe “contribuye de una forma definitiva a aclarar de una vez por todas el papel clave de la mala depuración en el estado ambiental del Mar Menor”, según la asociación profesional de ingenieros agrícolas.

Las recientes denuncias sobre las aguas de origen urbano mal depuradas vertidas al Mar Menor, que han venido cobrando fuerza y que han calado entre la opinión pública murciana, han precipitado en los últimos meses un paquete de medidas millonarias destinadas a la depuración. “Este reconocimiento de facto viene también a confirmar el nivel de perjuicio que esta actividad mal realizada, mal vigilada y tapada por todos con mentiras ha generado y sigue generando en el estado ambiental del Mar Menor”, afirma AgroIngenieros.


Compartir
Close