Escrito por 10:16 Comunicados, de interés, Patrocinada

Nuevas propuestas en agricultura para las aplicaciones fitosanitarias más sostenible

Compartir

La agricultura de precisión se ha vuelto una necesidad dentro de los sistemas de producción en el mundo moderno en el que vivimos, ya que cada vez menos agricultores alimentan a mayor cantidad de personas. Según algunos datos solo el 5% de la población mundial alimenta al resto. De igual manera por consecuencia del uso indiscriminado de prácticas convencionales de labranza, mantenimiento de cultivos, etc. El ambiente se viene degradando y el cambio climático es una realidad que estamos viviendo. Dentro de las propuestas sostenibles en esta agricultura 4.0 entran las aplicaciones fitosanitarias más eficientes.

Este tipo de agricultura ofrece numerosas ventajas para los agricultores y el medio ambiente. En primer lugar, este enfoque permite optimizar el uso de recursos como fertilizantes, agua y pesticidas. Mediante el uso de tecnologías como sistemas de posicionamiento global (GPS), sensores remotos y análisis de datos, los agricultores pueden identificar de manera precisa las necesidades de sus cultivos en términos de nutrientes, riego y protección contra plagas y enfermedades. Esto les permite aplicar estos insumos de manera específica y en las cantidades adecuadas, evitando el desperdicio y reduciendo los costos de producción.

Además, la agricultura de precisión contribuye a la reducción del impacto ambiental al minimizar la contaminación del suelo, el agua y el aire. Al aplicar los insumos de manera precisa y localizada, se reduce la cantidad de productos químicos que se liberan al medio ambiente. Esto ayuda a prevenir la contaminación de los recursos naturales y la degradación del suelo, promoviendo una producción agrícola más sostenible a largo plazo. Al mismo tiempo, al maximizar la eficiencia de los recursos, la agricultura de precisión también puede contribuir a la mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la producción agrícola convencional.

Figura 1. Agricultura de precisión

Figura 1. Agricultura de precisión

Otro factor importante a considerar es el uso de sensores y cámara multi espectrales para determinar de manera temprana algunos ataques o incluso predecir sientas enfermedades y utilizar aplicaciones preventivas con mejores resultados fitosanitarios reduciendo así los efectos perjudiciales para el ambiente. A continuación mostraremos algunas de estas propuestas sostenibles:

Aplicaciones con Ultra Bajo Volumen (UBV)

Es una forma de aplicación en la cual el volumen total usado por hectárea es mucho más bajo que aquellos volúmenes que convencionalmente se gastaban con pulverizadoras acopladas al tractor o de espalda usados en la agricultura. Estamos hablando que ahora los volúmenes utilizados por hectárea van de 5 a 25 L por ha. Mientras que en un sistema convencional estos mismos van de entre 200 a 600 L por ha.

Para esta tecnología se necesitan controlar factores que pueden alterar de manera directa la eficiencia en las aplicaciones como lo son:

  • Las temperaturas.
  • Humedad relativa del ambiente.
  • Velocidad del viento
  • Tamaño de gota.
Figura 2. Boquilla centrifuga (Marquez, L.)

Figura 2. Boquilla centrifuga (Marquez, L.)

Para los usuarios de estas máquinas de aplicación UBV solo podemos controlar el aspecto de la gota. Empezando por el tipo de boquilla usada la cual es la denominada de discos rotatorios, que al ejercer un efecto centrifugo y al contacto con el caldo lo divide en pequeñas gotas que van desde las 150 a 300 µ. Logrando así un mojado más uniforme y la tasa de gasto es mucho menor por superficie. Estas pueden ser terrestres o aéreas con el uso de drones de aplicación.

Otras herramientas muy útiles son los aditivos que se utilizan para aumentar la estabilidad de las mezclas y que su eficiencia química dure más en el tiempo. Dentro de estas características están el control de pH y dureza del agua, emulsificar, romper la tensión superficial de la gota, encapsular los ingredientes activos y que sean más resistentes a la evaporación, etc.

Otra técnica moderna también muy utilizada es la asperjadora electroestática la “cual produce una neblina de gotitas con carga eléctrica que se lleva a la planta a través de un flujo de aire en alta velocidad.  Este proceso resulta dos veces más eficaz en depositar los químicos que el de los aspersores hidráulicos y los aspersores no electrostáticos” (Tomado de la Guía del usuario de Electrostatic Spraying Systems, Inc.).

Gracias a estas tecnologías ya existente en el mercado estaremos logrando menos usos de productos agroquímicos y menos pérdidas que se traducen en mayor consumo y mayor contaminación para el ambiente y las personas que circundan estos espacios agrícolas.

Repercusiones de las aplicaciones sanitarias controladas en el ambiente

La principal ventaja de las aplicaciones fitosanitarias controladas es la reducción significativa de la cantidad de productos químicos utilizados. Al pulverizar los productos fitosanitarios de manera precisa y dirigida, se minimiza el desperdicio y se evita la dispersión innecesaria en el aire, el suelo y el agua. Esto no solo disminuye el impacto ambiental, sino que también reduce los costos de producción para los agricultores, ya que necesitan menos cantidad de productos fitosanitarios.

Por otro lado, las aplicaciones fitosanitarias de ultra baja dosis se enfocan en utilizar la mínima cantidad de producto fitosanitario necesario para lograr un control efectivo de plagas y enfermedades. Esto se logra mediante la dosificación precisa y la utilización de tecnologías de aplicación de alta eficiencia. Al reducir la dosis de productos químicos, se disminuye aún más el impacto ambiental y se minimiza el riesgo de residuos químicos en los cultivos. Estas aplicaciones también pueden ser más seguras para los trabajadores agrícolas y reducir la exposición a sustancias tóxicas.

En conclusión, las aplicaciones fitosanitarias controladas y de ultra baja dosis representan un avance significativo en la protección de los cultivos de manera más eficiente y sostenible. Estas técnicas permiten reducir la cantidad de productos químicos utilizados, minimizando el impacto ambiental y los costos de producción. Además, al utilizar dosis precisas y mínimas, se promueve la seguridad de los trabajadores agrícolas y se reduce el riesgo de residuos químicos en los alimentos. Estas innovaciones son una muestra de cómo la tecnología puede contribuir a una agricultura más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Autores: Ing. Agr. Alex Medina especialista en mecanización agrícola (Universidad Central de Venezuela),  Ing. Agr. Liliana Velazquez (EADIC)

Compartir
Close