Escrito por 09:34 Comunicados, de interés, Destacados, Moda, Ocio

Cinco tendencias para reducir la contaminación textil

Compartir

La industria de la moda ha experimentado un crecimiento exponencial en las últimas décadas, lo que ha llevado a un aumento significativo en la producción y consumo de ropa. Sin embargo, este rápido crecimiento también ha dado lugar a problemas ambientales graves, como la acumulación de residuos textiles y la contaminación del agua y el suelo, esta industria genera un 10% de emisiones de carbono durante el proceso de producción, además de los desechos por prendas de vestir no usadas, que terminan en vertederos o incineradoras, liberando sustancias tóxicas y contribuyendo al cambio climático. Además, muchos materiales utilizados en la fabricación de ropa no son biodegradables, lo que significa que permanecerán en el medio ambiente durante años.

En este contexto, surge la necesidad urgente de desarrollar alternativas sostenibles que permitan minimizar los impactos generados al ambiente por la industria de la moda, a continuación, presentaremos las últimas tendencias que suponen ser una alternativa viable a esta situación.

1.- Bloques de ropa para construcción: Una propuesta innovadora que cobra fuerza es la utilización de bloques de ropa reciclada como material de construcción. Los bloques de ropa se fabrican a partir de desechos textiles, como prendas de vestir, ropa de cama y cortinas que de otro modo terminarían en vertederos o incineradas. Estos materiales se trituran, se mezclan con aglutinantes y se compactan en bloques que pueden utilizarse para construir muros, paredes y otros elementos estructurales.

Algunas de las ventajas de esta propuesta son: Reducción de residuos textiles en el ambiente, ahorro de recursos naturales, ya que, los bloques de ropa no requieren de la extracción de recursos naturales como arena o grava. Además, cuenta con buenas propiedades aislantes térmicas y acústicas, lo que puede contribuir a la eficiencia energética de los edificios.

Desde el punto de vista de la construcción los bloques de ropa son más económicos que los materiales de construcción tradicionales, como ladrillos o concreto y tiene una gran versatilidad para construir una amplia variedad de estructuras, desde viviendas hasta edificios comerciales.

Las investigaciones resientes en el área van destinadas a desarrollar los aglutinantes necesarios para la fabricación de estos bloques que no sean tóxicos y que no contaminen en el proceso de producción, adicionalmente se está mejorando la resistencia estructural y estandarizando la producción para que se puedan desarrollar a gran escala. La colaboración entre diferentes actores de la industria, permitirán superar estos retos y posicionar a los bloques de ropa como una opción atractiva para la construcción del futuro.

2.- Ropa Biodegradable: Los avances recientes han demostrado que es posible crear tejidos biodegradables utilizando diferentes fuentes renovables como el bambú, algodón orgánánico, lino y cáñamo. Estos materiales tienen la capacidad de descomponerse de forma natural una vez que son descartados, sin dejar residuos tóxicos ni contaminar el medio ambiente. Además, se ha demostrado que la ropa biodegradable puede tener propiedades similares a las telas convencionales en términos de resistencia, durabilidad y comodidad.

Uno de los principales desafíos en el desarrollo de ropa biodegradable es garantizar su resistencia al lavado y al desgaste repetido. Se han realizado investigaciones para mejorar la estabilidad estructural de estos materiales utilizando técnicas como el recubrimiento con nanofibras o la incorporación de aditivos naturales. Además, también se están explorando procesos más eficientes para producir textiles biodegradables a gran escala.

La ropa biodegradable no solo tiene beneficios ambientales significativos, sino que también puede contribuir a una economía circular más sostenible en la industria textil. Alentando a los consumidores a optar por prendas fabricadas con materiales biodegradables y facilitando mecanismos para recolectar y reciclar estas prendas al final de su vida útil, se puede reducir drásticamente la cantidad de residuos textiles generados.

3.- Tecnologías limpias en la producción textil: La adopción de tecnologías limpias en la producción textil es una tendencia importante para reducir la contaminación en esta industria. Estas tecnologías buscan minimizar el impacto ambiental de los procesos productivos, disminuyendo el consumo de recursos naturales y evitando el uso de productos químicos tóxicos.

Una de las tecnologías emergentes en este campo es el desarrollo y uso de tintes naturales. Los tintes convencionales utilizados en la industria textil contienen sustancias químicas que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente. En cambio, los tintes naturales se obtienen a partir de fuentes vegetales, como plantas, flores o frutas, y no contienen productos químicos dañinos. Además, estos tintes naturales suelen requerir menos agua y energía durante su proceso de aplicación.

Por ejemplo, la cúrcuma puede producir tonos amarillos brillantes, mientras que el añil extraído del índigo produce un azul intenso. Otros ejemplos incluyen el aguacate para obtener tonos rosados, la cochinilla para obtener rojos intensos y el nogal para lograr marrones profundos.

4.- Tratamientos sin agua: Otra tecnología limpia que se está implementando son los tratamientos sin agua. El proceso tradicional de lavado y acabado en la producción textil consume grandes cantidades de agua y genera aguas residuales contaminadas con productos químicos. Sin embargo, empresas textiles están adoptando técnicas como el lavado con CO2 supercrítico o utilizando solventes alternativos al agua para reducir significativamente el consumo hídrico y eliminar la contaminación del agua residual.

Además, se están desarrollando métodos más eficientes para el lavado y acabado textil que permiten reducir tanto el consumo energético como las emisiones asociadas a este proceso. Por ejemplo, se están utilizando técnicas avanzadas como ultrasonidos o plasma atmosférico para mejorar la eficiencia del lavado sin necesidad de altas temperaturas ni grandes cantidades de detergentes.

5.- Reciclaje Textil: En lugar de desechar las prendas usadas o desechadas, se pueden descomponer en fibras y luego procesarlas para producir nuevos hilos y tejidos. Esto no solo reduce la necesidad de materiales vírgenes, como el algodón o el poliéster, sino que también disminuye la cantidad de energía y agua utilizada en el proceso de fabricación.

Las nuevas técnicas utilizadas en el reciclaje textil incluyen métodos mecánicos, químicos y biológicos. En el proceso mecánico, las prendas se descomponen en fibras a través de la trituración y el deshilachado. Luego, estas fibras se limpian y se pueden utilizar para producir nuevos hilos o tejidos. En el proceso químico, las prendas se someten a tratamientos con productos químicos para disolver o descomponer los materiales textiles en sus componentes básicos. Estos componentes luego se pueden utilizar para producir nuevos materiales.

Por último, el reciclaje textil también puede incluir procesos biológicos como la fermentación de las fibras textiles para obtener productos finales como bioplásticos o biofibras que pueden ser utilizados en la producción de tejidos sostenibles.

El desarrollo de estas técnicas innovadoras está permitiendo un avance significativo la producción sostenible de la industria textil y está abriendo nuevas oportunidades para reducir la huella ambiental de la industria de la moda. Con una mayor conciencia sobre los problemas ambientales causados por esta industria, es importante fomentar e invertir en tecnologías que promuevan un ciclo cerrado y circular del uso de los textiles.

Autor: Equipo Eadic

Compartir
Close